Noticias

Home   /   Actualidad   /   Turquía logra fabricar por primera vez una bomba cardiaca artificial

Turquía logra fabricar por primera vez una bomba cardiaca artificial

El vicedecano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Bahçeşehir el catedrático de Cirugía Cardiovascular el Prof. Dr. Süha Küçükaksu, junto con el Prof. Dr. İsmail Lazoğlu el jefe del Departamento de la Ingeniería Industrial de la Universidad de Koç, consiguieron producir la primera bomba cardiaca artificial de Turquía.

La bomba que lleva el nombre de ‘Istanbul Heart’ (corazón Estambul) es de producción completamente nacional y fue probada primero en animales.

Prof. Dr. Küçükaksu, que realizó la primera operación con bomba cardiaca artificial de Turquía, dijo que el proyecto, que costó con casi un cuarto de millón de euros a lo largo de siete años, fue su sueño más grande.

Küçükaksu indicó que la bomba cardiaca artificial se utilizará también en humanos tras las pruebas con animales ,como muy tarde a partir de 2019.

“La Institución de Seguridad Social de Turquía (SGK) paga entre 200 y 300 mil liras turcas por cada bomba cardiaca artificial. Esta cifra bajará a mitad con la bomba cardiaca artificial de producción nacional, que se instala solo en los centros específicos debido a su alto coste. Gracias a la producción nacional, se podrá utilizar en más centros y terminará la dependencia del exterior. Hay varias personas que viven con este dispositivo desde hace 15 años en el extranjero, una de ellas es el político estadounidense Dick Cheney.”

El Prof. Dr. Süha Küçükaksu informó de que un promedio de 750 pacientes espera un trasplante cardiaco en Turquía y señaló que se puede encontrar corazones solo para unos 80 pacientes.

“El corazón artificial se trasplanta en 4 mil pacientes al año en EEUU y 50 mil en el mundo”, dijo.

TURQUÍA ES EL CUARTO PAÍS EN FABRICARLA

Como la operación en el Centro de Simulación Clínica y Educación de Cirugía Endoscópica-Robótica de Alto Nivel de la Universidad de Acıbadem (CASE) fue un éxito, Turquía se convirtió en el cuarto país en este campo. El Prof. Küçükaksu y el presidente del Centro de Investigación de Producción y Automatización del Departamento de la Ingeniería de Máquina de la Universidad de Koç el Prof. Dr. İsmail Lazoğlu realizaron con éxito la operación con un equipo de unas 20 personas. La bomba cardiaca artificial superó con éxito el examen instalándose en el corazón de un cerdo.

El Prof. Dr. İsmail Lazoğlu explicó así sus estudios:

“La bomba cardiaca artificial es basa una tecnología muy compleja. El número de países que la fabrican es muy pequeño. Solamente Estados Unidos, Japón y Alemania pueden fabricarla. El sistema requiere un nivel de atención muy alto desde el diseño hasta la producción. El cuerpo humano tiene cerca de 5 litros de sangre. Si no la circula adecuadamente, pueden convertirla en barro en cinco minutos. Cuando Turquía llege a producirla comercialmente, puede venderla a varias regiones, entre ellas Singapur”.

ES CAPAZ DE BOMBEAR 8 LITROS DE SANGRE AL MINUTO

El diámetro exterior de la bomba cardiaca artificial de titanio es de 50 ml y pesa unos 250 gramos. El sistema está compuesto por la unidad de control de baterías y electrónica que suministra energía durante 17 horas. La parte metálica de la bomba se instalará en la cavidad de ventrículo. Desde allí bombeará la sangre a la arteria. Es capaz de bombear 8 litros de sangre al minuto. Entre 4 y 4.5 litros de sangre es suficiente para un adulto. El corazón artificial y los sistemas de apoyo mantienen vivos a los pacientes con insuficiencia cardíaca avanzada que esperan trasplante. El precio de las bombas cardiacas artificiales llega a ser de 80.000 euros. Cuando el sistema se produzca en Turquía, costará un precio mucho más bajo”.

SE PROBÓ EN UN CERDO DE 90 KILOS

El Prof. Dr. Küçükaksu, que realizó la operación, expresó:

“Hemos trabajado activamente durante los últimos cuatro años. Vemos que la bomba es instalable y apoya la circulación sanguínea. Cuando funcionó la pompa, nuestros ojos se llenaron de lágrimas por la felicidad. Nuestro animal de prueba pesaba 90 kilos. Hemos demostrado que nuestra pompa podría funcionar perfectamente en los humanos. Vamos a realizar otras dos pruebas. Y luego vamos a pasar a las pruebas de largo alcance. En realidad, pronto llegaremos al proceso para probarla en el humano. Empezaremos a estudiar sobre los modelos humanos dentro de dos años”.

 

Fuente: TRT.NET.TR

 

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas