Noticias

Home   /   Actualidad   /   Primer implante de la prótesis valvular mecánica más pequeña del mercado

Primer implante de la prótesis valvular mecánica más pequeña del mercado

El equipo de cirugía cardiaca congénita del Hospital Universitario La Paz ha sido la primera en España en implantar una de las prótesis valvulares mecánicas mas pequeña disponible, esta prótesis obtuvo la aprobación en Europa el 19 de diciembre de 2019. Este dispositivo pediátrico destinado a salvar la vida de los mas pequeños que anteriormente no tenían otra opción terapéutica. la válvula cardíaca mecánica notable Masters HP® de 15 mm que ya estaban disponibles en Estados Unidos.

Los defectos cardiacos congénitos afectan aproximadamente a 36.000 recién nacidos cada año en la Unión Europea.

La prótesis valvular mecánica, la más pequeña del mundo permite a los médicos la válvula cardiaca mitral o aórtica de bebés y niños.

Cuando los tejidos de la válvula cardíaca nativa tienen una malformación significativa o están demasiado dañados y ya no pueden repararse para funcionar correctamente, es necesario reemplazarlos por una válvula mecánica. Estas válvulas mecánicas imitan el funcionamiento de una válvula cardíaca sana, ya que se abren y se cierran con cada latido cardiaco, permitiendo un flujo sanguíneo adecuado a través del corazón.

Hasta la llegada de esta nueva válvula de Abbott, los cirujanos solo tenían a su disposición una gama de válvulas de mayor tamaño que podrían provocar un ajuste incorrecto y complicaciones a la hora de reemplazar la válvula cardíaca pediátrica.

Dispositivos como estos son los mejores ejemplos de que nuestro objetivo en Abbott es el de ayudar a las personas a vivir una vida plena, en este caso, a los bebés y niños más pequeños, que son para quienes estos tratamientos son esenciales”, apunta Michael Dale, vicepresidente de Abbott Structural Heart Division. “Si bien los niños que se benefician de estas terapias representan un segmento muy pequeño de la población total afectada con enfermedades cardiacas estructurales, estas nuevas tecnologías permiten a los médicos tratar a los pacientes pediátricos más vulnerables que tienen limitadas las opciones terapéuticas”

El Dr. Álvaro Gonzalez Rocafort nos comenta que se trataba de una paciente pequeñita trasladada de otro centro con una etiología que presentaba un síndrome de Shone: hipoplasia o una falta de desarrollo del lado izquierdo del corazón, tanto a nivel válvula mitral como aortica. También se suele asociar a la coartación de la aorta o hipoplasia del arco aórtico. Intentaron una plastia mitral que no fue efectiva y la evolución clínica fue mala.

La trasladaron a La Paz para valorar un trasplante cardiaco, pero cuando le realizaron el cateterismo para ver si cumplía los requisitos, se observaron unas resistencias pulmonares muy elevadas, 6 unidades de Wood, lo cual contraindica el trasplante de entrada, y la única opción era bajar las presiones pulmonares mejorando la estenosis mitral.

El anillo mitral era de 12mm y no hay un sustituto valvular que se pueda implantar a ese nivel, yo publique un artículo sobre la mitral en chimenea “Chimney Technique for Mitral Valve Replacement in Children2”, que consiste en poner una válvula mitral sobre un conducto y este conducto anclarlo al anillo y esto permite poner prótesis más grandes en anillos más pequeños, pero aun así la prótesis que necesitábamos tenía que ser la más pequeña del mercado.

Después de la cirugía bajaron las presiones pulmonares y actualmente está en lista de espera de trasplante. La cardiopatía de base es que tiene un VI dañado, pero se ha conseguido mejorar las presiones para que pueda recibir un corazón.

El gran valor de la nueva válvula reside en su tamaño”, comenta el Dr. Álvaro González Rocafort, cirujano cardiaco pediátrico y de cardiopatías congénitas del Hospital Universitario La Paz. “Hasta el momento la válvula cardiaca más pequeña era de 16 mm. A priori, un milímetro de diferencia puede parecer algo nimio o poco significativo. Sin embargo, desde un punto de vista cardiológico cuando trabajamos con población pediátrica el tamaño es muy importante y un milímetro de diferencia es fundamental para que la prótesis funcione adecuadamente”, señala el Dr. González Rocafort, que fue el encargado de implantar este nuevo dispositivo en España.

Deja una respuesta

Ir a la barra de herramientas