Noticias

Home   /   Actualidad   /   Prácticas Seguras para el Uso de Anticoagulantes Orales

Prácticas Seguras para el Uso de Anticoagulantes Orales

El Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, con la colaboración del ISMP-España  (Instituto para el Uso Seguro de los Medicamentos), un comité científico y representantes de 16 sociedades científicas implicadas en el tratamiento de pacientes con anticoagulantes orales, entre las que se encuentra la SECTCV, ha elaborado un documento de consenso dirigido a prevenir los errores de medicación y reducir los eventos adversos causados por estos medicamentos en el Sistema Nacional de Salud.

Bajo el título “Prácticas seguras para el uso de anticoagulantes orales”, este informe pretende impulsar el desarrollo de intervenciones e iniciativas para que estos medicamentos se utilicen de la forma más segura para los pacientes.

Los anticoagulantes orales son medicamentos de utilización amplia en nuestro país, especialmente en pacientes mayores. En 2007, se estimó que un 1,3% de la población española estaba en tratamiento anticoagulante, con una tendencia creciente motivada por la longevidad de la población.

Sin embargo, pese a su uso extendedido, los anticoagulantes orales son considerados medicamentos de alto riesgo, porque causan un porcentaje significativo de eventos adversos prevenibles, por lo que es necesario implementar prácticas seguras para minimizarlos y evitar daños innecesarios a los pacientes.

Las prácticas recogidas en este documento de consenso están centradas en los ejes que se consideran críticos en el uso de los anticoagulantes orales: implantar prácticas seguras en todos los procesos de su utilización; mejorar la comunicación y la coordinación entre los profesionales, para garantizar un adecuado seguimiento de la terapia anticoagulante y una correcta continuidad del tratamiento en las transiciones asistenciales; lograr la participación e implicación de los pacientes en la seguridad del tratamiento; e incorporar la evaluación de la seguridad de estos agentes en los programas de mejora continua de la calidad y gestión de riesgos de las instituciones.

Dichas prácticas se han estructurado en tres secciones: prácticas dirigidas a las instituciones sanitarias, prácticas dirigidas a los profesionales y prácticas dirigidas a los pacientes o cuidadores, para subrayar que todos ellos tiene su papel para lograr una mayor seguridad en el uso de estos fármacos.

 

 

enlace al documento

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas