Noticias

Home   /   Actualidad   /   El cierre del apéndice auricular izquierdo durante la cirugía cardíaca protege el cerebro (LAACS)

El cierre del apéndice auricular izquierdo durante la cirugía cardíaca protege el cerebro (LAACS)

Barcelona, ​​España – 28 de agosto de 2017: El cierre del apéndice auricular izquierdo durante la cirugía de corazón protege el cerebro, de acuerdo con la investigación de última hora presentada hoy en una sesión Hot Line LBCT en el Congreso de la European Society Cardiology. Los resultados sugieren que el cierre debe incorporarse rutinariamente a la cirugía a corazón abierto.

«Este es el primer estudio aleatorizado que muestra que el cierre del apéndice auricular izquierdo durante la cirugía a corazón abierto protege eficazmente contra los infartos cerebrales y los accidentes cerebrovasculares», dijo la profesora Asociada, Dña. Helena Domínguez, la cardióloga que diseñó el estudio.

«Un accidente cerebrovascular después de una cirugía a corazón abierto puede tener consecuencias devastadoras para los pacientes y sus familias», dijo el investigador principal, el Dr. Park-Hansen, del Departamento de Cardiología del Hospital Universitario de Bispebjerg / Frederiksberg, Copenhague, Dinamarca. «Las expectativas de volver a trabajar y tener una mejor calidad de vida después de la cirugía pueden convertirse repentinamente en jubilación anticipada, hospitalizaciones y rehabilitación prolongada».

Es bien sabido que la fibrilación auricular a menudo ocurre después de la cirugía cardíaca y aumenta el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular posterior. Los pacientes pueden no tener síntomas y, por lo tanto, desconocer que tienen fibrilación auricular. Sin tratamiento anticoagulante oral profiláctico, los pacientes siguen en riesgo de coagulación de la sangre que puede provocar lesiones embólicas, como accidentes cerebrovasculares.

Los coágulos de sangre se forman predominantemente en el apéndice auricular izquierdo, un pequeño saco en la pared de la aurícula izquierda del corazón. Algunos cirujanos del corazón cierran la orejuela de la aurícula izquierda para protegerlos contra el accidente cerebrovascular, especialmente en pacientes con antecedentes de fibrilación auricular, aunque hay pocas pruebas que respalden la eficacia y la seguridad de esta práctica. Ningún estudio aleatorizado hasta la fecha ha demostrado si el cierre del apéndice auricular izquierdo puede prevenir el daño cerebral isquémico.

El estudio del Cierre de Aparato Auricular Izquierdo por Cirugía (LAACS) probó la hipótesis de que el cierre del apéndice auricular izquierdo durante la cirugía a corazón abierto minimizaría el daño cerebral isquémico a largo plazo. El estudio incluyó prospectivamente a 187 pacientes remitidos para cirugía a corazón abierto (injerto de derivación de arteria coronaria, cirugía de válvula o ambos). Los pacientes fueron aleatorizados para el cierre quirúrgico de la orejuela auricular izquierda (101 pacientes) o sin cierre (86 pacientes).

El punto final primario fue la aparición de accidente cerebrovascular / accidente isquémico transitorio (AIT) o infarto cerebral silente demostrado en resonancia magnética (RM) o seguimiento clínico. Los pacientes fueron sometidos a una resonancia magnética cerebral antes de la cirugía, poco después del alta, y seis meses o más después de la cirugía.

De la cohorte total aleatorizada, 19 pacientes alcanzaron el punto final combinado durante un seguimiento promedio de 3.65 años. La probabilidad acumulada de un evento isquémico en el cerebro fue consistentemente menor en el grupo cerrado, en comparación con el grupo no cerrado (figura 1).

En el análisis por intención de tratar (intention-to-treat analysis), la proporción de pacientes que alcanzaron el punto final combinado fue del 16.3% (14 de 86) en el grupo control y 5% (5 de 101) en el grupo de cierre del apéndice auricular izquierdo (hazard ratio [HR] 0,3; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,1-0,8; p = 0,0197).

De 187 pacientes asignados al azar, 141 siguieron su protocolo asignado. Las desviaciones del protocolo fueron decididas principalmente por el cirujano, por ejemplo, absteniéndose de procedimientos adicionales en operaciones técnicamente complicadas. En el análisis por protocolo, la proporción de pacientes que cumplieron con el criterio de valoración combinado fue del 18,2% (14 de 77) en el grupo control y del 6,3% (4 de 64) en el grupo de cierre (HR 0,3; IC del 95%: 0,1-1,0 ; p = 0.0465). Todos menos uno de los pacientes en el grupo control con eventos isquémicos tuvieron fibrilación auricular recurrente durante el seguimiento.

El Dr. Park-Hansen dijo: «Más de tres años después de la cirugía a corazón abierto, los pacientes que también tenían cierre del apéndice auricular izquierdo eran significativamente menos propensos a tener accidentes cerebrovasculares o signos asintomáticos de coágulos sanguíneos en el cerebro, llamados accidentes cerebrovasculares silenciosos, que el control grupo.»

Concluyó: «Basado en el estudio LAACS, sería aconsejable agregar sistemáticamente el cierre quirúrgico del apéndice auricular izquierdo a la cirugía planificada de corazón abierto. Nuestros resultados deben ser replicados en cohortes más grandes que también pueden confirmar la seguridad del procedimiento «.

 

Imagen principal del artículo: Probabilidad acumulada de un incidente isquémico en el cerebro en los grupos cerrado versus no cerrado

Fuente: European Society of Cardilogy

 

Deja una respuesta

Ir a la barra de herramientas